Tabaquismo

Los jóvenes de edades que oscilan entre los 12 y los 15 años se encuentran en situaciones de riesgo al ser los más vulnerables a desarrollar adicción al tabaquismo. Esto debido a que pueden ser inducidos fácilmente, ya sea de forma directa o indirecta por personas que se encuentran dentro de su entorno.

El cigarro es una droga debido a que provoca alteraciones en el funcionamiento normal del organismo, por lo tanto, es de suma importancia transmitir información sobre los efectos, consecuencias, afectaciones en el desarrollo físico, emocional y social de los individuos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que las drogas son todas aquellas sustancias que al introducirse en el organismo pueden modificar una o más de sus funciones generando dependencia.

Cuando se inicia el consumo del tabaco a una edad temprana se incrementa el riesgo a tener adicción a otras drogas. Las sustancias tóxicas en el humo del cigarro además de hacer daño al organismo también se impregnan en objetos como muebles, cortinas, etc. y persisten por varias horas o días.

Dentro de dichas sustancias se encuentran; Nicotina quien es la responsable de generar la adicción y obliga al corazón a trabajar más deprisa aumentando la presión arterial; Monóxido de carbono (CO) que es el mismo gas que sale por los motores de gasolina y el cual al ser introducido al organismo hace que disminuya la capacidad de la sangre para oxigenarlo, además, eleva el colesterol lesionando la pared de las arterias; Alquitrán, residuo negro y pegajoso que contiene benzopireno - sustancia muy dañina que lesiona a las células, produce cáncer en los órganos con los que entra en contacto, afecta la respiración, mancha los dientes, así como también daña las encías y papilas gustativas; Amoniaco, producto usado como limpiador de baños, esta sustancia durante siglos se ha usado como pesticida debido a lo tóxica que es.

Jóvenes de 12 a 15 años son más vulnerables al inicio en el consumo del tabaco

Según estadísticas de mortalidad de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, alrededor de 60 mil personas fallecen al año a causa del tabaquismo en México. Esta adicción resulta en un grave problema de salud pública ya que los consumidores de cigarros están muy expuestos a desarrollar cáncer de pulmón, múltiples padecimientos crónicos así́ como males cerebro y cardio - vasculares de acuerdo a lo declarado por la coordinadora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo de la Facultad de Medicina – Guadalupe Ponciano.

La Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (2016-2017) indica que el grupo más vulnerable a desarrollar la adicción se encuentra entre los jóvenes de 12 a 15 años de edad. Los grupos de edad de adultos jóvenes o adolescentes suelen preocuparse muy poco por los riesgos en su salud o en sus vidas, haciendo que sean propensos a convertirse en adictos a la nicotina de forma más rápida que las personas mayores.

La nicotina es un estimulante que además de afectar a todos los aparatos y sistemas del cuerpo, actúa sobre el corazón alterando la frecuencia cardiaca y la presión arterial, además, afecta también a los nervios que controlan la respiración. Cuando la nicotina llega al cerebro estimula circuitos del placer dando sensaciones satisfactorias las cuales solo duran pocos minutos.

Fumar aparte de causar muchas enfermedades, afecta la salud de quienes rodean al consumidor. Existen consecuencias a corto, mediano y largo plazo ya que los síntomas se demuestran demasiado tarde, lo que hace que las enfermedades asociadas al tabaquismo sean crónicas, irreversibles, produzcan consecuencias en el estado de ánimo y causen la muerte junto con deterioro en la calidad de vida tanto de la persona que fuma como en la de su familia.

El estrés es un factor que influye con el tabaquismo pues aún existen personas que lo asocian como un relajante cuando en realidad no es así́. Lo que realmente ocurre es que la ansiedad surge de nuevo y con mayor fuerza al estar en contacto con las sustancias presentes en el tabaco.

El tabaquismo es la primera causa evitable de enfermedad, invalidez y muerte prematura en el mundo, además, se asocia con la interrupción del sueño. Esto quiere decir que las personas fumadoras presentan dificultad para conciliar el sueño restando calidad a su descanso. A causa del cigarro se incrementa el ronquido y el Síndrome de Apnea Obstructiva de Sueño, se desarrollan alteraciones en procesos cognitivos como la memoria y la atención lo que disminuye la capacidad del fumador para resolver problemas o ejecutar acciones de forma rápida y precisa, según lo explicado por la especialista de la Clínica de Trastornos de Sueño de la UAM Iztapalapa – Dr. Terán.

En México, el Día Mundial sin Tabaco[1] se lleva a cabo desde 1987 cada 31 de mayo. El objetivo principal es crear conciencia sobre las graves consecuencias para la salud pulmonar, sobre todo al iniciar su consumo a temprana edad pues el aparato respiratorio está inmaduro y no es apto para resistir los tóxicos del tabaco. Cabe mencionar que el sistema nervioso central del ser humano finaliza su maduración después de los 20 años, por lo que la adicción al cigarro afecta directamente su desarrollo.

Es imprescindible que se trate el tabaquismo como altamente riesgoso pues además de traer consecuencias graves a la salud, es una adicción que se transforma en hábito y va en decremento. Ha sido demostrado que hijos de padres fumadores comienzan a consumir desde adolescentes ya que no perciben de forma correcta el riesgo, considerando que si sus padres lo hacen significa que no es tan grave.

Es necesario que los individuos que tienen afición por el tabaquismo acudan a profesionales de la salud y eviten tomar decisiones erróneas en cuanto a sus opciones para dejarlo, por ejemplo el usar cigarros electrónicos no es buena idea ya que el vapor de estos contiene tóxicos altamente irritantes e incluso sustancias productoras de cáncer.

A pesar de contar con pruebas irrefutables sobre los peligros del tabaco, el número de fumadores que entiende los riesgos para su salud, es escaso. Es decir que la mayor parte de los individuos sabe que el consumir tabaco es perjudicial, sin embargo, no lo asocian de forma personal desconociendo el amplio abanico de enfermedades específicas que provoca, las probabilidades de discapacidad y la muerte a consecuencia de su consumo. La mayoría también sobreestima las probabilidades de dejarlo por voluntad propia.

El CMCT[2] de la OMS[3] establece un plan de medidas con el fin de reducir la demanda y controlar la epidemia de tabaquismo. Dicho plan se denomina “Plan de medidas MPOWER” (por sus siglas en inglés): (M) Monitorear y vigilar el consumo de tabaco y las políticas de prevención; (P) Proteger a la población de la exposición al humo de tabaco; (O) Ofrecer ayuda para dejar de consumir tabaco; (W) Advertir sobre los peligros del tabaco; (E) Hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio; (R) Aumentar los impuestos al tabaco.

COVID-19; una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. Los fumadores y personas con diabetes corren mayor riesgo de desarrollar síntomas graves.

Previo a la pandemia registrada por COVID-19, el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones en Ciudad de México (IAPA) dio a conocer a la ciudadanía que ha brindado asesoría en 60 instituciones públicas, educativas, sociales y privadas consolidando “Espacios 100% Libres de Humo de Tabaco”, lo que ha permitido que 15 mil 723 personas se encuentren libres de la exposición al humo del tabaco.

Es importante informar que el consumo del tabaco es un factor de riesgo importante de enfermedades como las cardiovasculares, cáncer, respiratorias y diabetes, por tanto, las personas con estos padecimientos tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por Coronavirus (COVID-19) y fallecer.

El 29 de abril, la OMS estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en el padecimiento de COVID-19, en comparación con los no fumadores. Esto sucede debido a que el tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra el COVID-19 y otras enfermedades.

Para 2020, la OMS determinó como lema: "Proteger a los jóvenes de la manipulación de la industria y prevenir su consumo de tabaco y nicotina", esto ya que la juventud es la población más vulnerable a la manipulación publicitaria y lo que se busca es disminuir el consumo de tabaco.

El consumo de tabaco es la principal causa de mortalidad evitable en todo el mundo. Cada año mueren 8 millones de personas por el consumo, más de 7 millones de esas muertes se deben al uso directo del tabaco y aproximadamente 1.2 millones al humo ajeno al que están expuestos.

En México, en menos de dos décadas el número de fumadores se incrementó de 9 a 13 millones de personas y las enfermedades asociadas al tabaquismo matan a más de 53 mil personas cada año.

De acuerdo con la OMS, a los 20 minutos de dejar de fumar, disminuye el ritmo cardiaco y baja la presión arterial; a las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales, a las 2-12 semanas de dejar el tabaco, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar; a los 1-9 meses, se reducen la tos y la dificultad para respirar; y a los 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye.

Para mayor información puede consultar:

Delgado, Sandra. (2019). Gaceta UNAM. Día Mundial sin Tabaco. Casi 60 mil muertes al año por el tabaco. Disponible en; https://www.gaceta.unam.mx

Sin Autor. (sf).Comisión Nacional contra las Adicciones. Acciones y Programas. Advertencias Sanitarias en los Productos de Tabaco. Disponible en; https://www.gob.mx/salud/conadic/acciones-y-programas/advertencias-sanitarias-ypictogramas

Yi Min Shum. (2020). Estudios del consumidor, México, Infografía. Situación digital, Internet y Redes Sociales México 2020. Disponible en; https://yiminshum.com/social-media-mexico-2020/

Kemp, Simon. (2020) . We Are Social. Análisis global digital abril 2020. Disponible en; https://wearesocial.com/digital-2020

Sin Autor. (2014). Clínica de sueño UAM. Boletín. Fumadores presentan Apnea Obstructiva y otros trastornos de sueño. Disponible en; https://clinicasuenouam.com

Raffio, Valentina. (2019). El Periódico. Cafeína, nicotina y alcohol: los tres saboteadores del sueño. Disponible en;

https://www.elperiodico.com/es/ciencia

Sin Autor. (sf). Secretaría de Salud. Comisión Nacional contra Las Adicciones. Conadic. Infografía. La Neta Del Tabaco Y Algo Más... Guía Preventiva Para Adolescentes. Disponible en; http://www.conadic.salud.gob.mx/Guia_Preventivas/La_neta_del_tabaco.pdf

Sin Autor. (sf). Organización Mundial de la Salud. Biblioteca de la OMS. Convenio Marco de la Oms para el Control del Tabaco. Disponible en; https://www.who.int/tobacco/framework/WHO_fctc_spanish.pdf


[1] Campaña anual celebrada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados mundiales.[2] Convenio Marco para el Control del Tabaco.[3] Organización Mundial de la Salud.